Andalucía, Córdoba, La Casa Andalusí, palabras que nos abren un espacio de armonía y belleza refinada, pero más allá nos estimulan para descubrir un pasado humano digno, vida en común, mestizaje físico y cultural.

Al-Andalus os invita a recuperar la historia fructífera del encuentro entre Oriente y Occidente.

La civilización musulmana es presente y se refleja en la Mezquita de Córdoba, en la Alhambra de Granada y, modestamente, en la “Casa Andalusí”.

Descubran el espíritu y la belleza visitando vuestra casa.

Un poeta árabe decía:

“Oh ¡mi huésped acaso que
nos visites somos nosotros
los huéspedes y vos el dueño de la casa”

En la calle Judíos de la Judería cordobesa abrió sus puertas al público un bellísimo lugar, lleno de encanto y cuyo ambiente nos transporta a los tiempos del Califato. Su nombre genérico es Córdoba Siglo XII, aunque el nombre es sólo una excusa para invitar al viajero y al paseante a encontrarse con sensaciones y atmósferas vividas por nuestros antepasados y que de una forma u otra aún palpitan en nuestra memoria histórica. El sabor andaluz de la casa se mezcla perfectamente con los aires orientales, con la música que llena todos los rincones, con los aromas, con el colorido de flores y decoración.

Es por tanto algo más que una casa, es algo más que una estampa tradicional o etnológica, es un ambiente vivo y que invita a vivir, es el goce de los sentidos y el encuentro con nosotros mismos a través de un paseo por nuestra historia.