Un mosaico que hace brillar el esplendor de esta casa andalusí. Bajo la casa actual existen elementos característicos de las viviendas de la judería, en concreto una de las muchas galerías que pasan bajo los inmuebles y calle hasta traspasar la línea de murallas de la ciudad. Su funcionalidad es difícil de definir, aunque posiblemente se trate de un sistema de salida y entrada de personas y mercancías libre de controles.

La existencia de estas galerías se observa por ejemplo en la cercana Sinagoga, bajo cuya sala de oración discurre otra de idénticas características a la aquí comentada y con las mismas dimensiones y orientación.

Desde esta galería se accede a un espacio subterráneo lateral en el que se encuentra integrado un mosaico tardorromano o bizantino con decoración geométrica. Junto a él se encontraron ladrillos visigodos con decoración a molde datables entre los siglos VI y VII dC. y que se usaban en la construcción de edificios de carácter religioso.